pareja.jpg

No hay hombre o mujer que baje los brazos ante un cumplido, halago o piropo. Algunos son más difíciles que otros, pero al final todos terminamos siendo envueltos por las lisonjas y halagos.
Esta parte de la seducción no es nueva pero es de mucha ayuda para condicionar el romanticismo en una noche. Debemos diferencia aqui los piropos propiamente dichos y los halagos improvisados en el momento.
Los piropos propiamente dichos tienen que ver mucho con la rima de las palabras y comparaciones, además de exageraciones sobre la belleza de una persona. Aquí tenemos algunos ejemplos para las personas que gustan de los piropos:

El viento besa el barco
el barco besa el mar
y a mi me gustaria ser brisa
para tus labios poder besar

Te quiero tanto, que hasta del aire te celo,
y te celo tanto que hasta el aire te dice que
te quiero…

La intención de los piropos es halagar a una persona, pero hay personas a las que no les gusta que se les diga frases usadas por otras personas. Para este tipo de personas es mejor tener la creatividad y habilidad suficiente para halagar. En caso no cuentes con esta habilidad es mejor no decir nada ya que podrías arruinar la noche con frases que no tengan nada que ver con halago.
Aquí algunos tips para que construyas tus propias frases halagadoras

* Piensa en algo que no se lo dirías a nadie más.

* Fíjate en el color de sus ojos, labios o cabellos. Puedes empezar halagando estas partes de tu pareja. Puedes compararlas con partes de la naturaleza que tengan el mismo color. Por ejemplo, si los ojos de ella son de color azul puedes decirle: “hoy por la mañana el cielo tiene el color de tus ojos, limpios y azules”.

* No exageres los halagas, lo que no es sincero y exagerado nunca cae bien.

* No hagas halagos sobre la ropa, accesorios u otras pertenencias. Eso podría demostrar interés en su economía y no en la persona.

* No compares a la persona con actores o cantantes, pueda ser que el actor o cantante escogido tenga un defecto que ella o él odie.

* No lo hagas tan seguido, a veces el halagar mucho puede estropear la conversación.

* Puedes usar a otras personas para halagar. Por ejemplo: pregúntale al mozo “¿no es ella la mujer más hermosa que has visto esta noche?”.

* Si es tu primera cita no halagues mucho las partes anatómicas que están bajo el cuello, podrías dar la impresión que sólo quieres una cosa con ella.